0

envivo

Cómo hacer un soldador casero

Cómo hacer un soldador casero. Muchas veces, en nuestros talleres requerimos realizar una soldadura de emergencia, pero al no contar con un soldador debemos dejar pendiente la tarea que estamos realizando, por lo que resulta útil contar con un pequeño aparato que nos permita realizar soldaduras rápidamente. Hoy, veremos cómo hacer un soldador casero con pocos materiales y en muy pocos pasos.

Materiales

- Una botella de un litro o más (preferiblemente de suero que soporte presiones de gas altas).
- Una manguera flexible (de las usadas en laboratorios de química).
- Un par de corchos.
- Una piedra de carburo.
- Una llave reguladora de gas.
- Un encendedor.
- Silicona.
- Un tubo de metal fino.
- Agua.

Creando nuestro soldador casero

Primeramente, vamos a realizar una limpieza completa de la botella. La lavamos, preferiblemente con lavavajillas y la enjuagamos bien y por último, realizamos un enjuague con agua destilada de preferencia. Una vez limpia la botella, es momento de pasar al próximo nivel. Seguidamente, vamos a tomar uno de los corchos y con ayuda de un cortador le hacemos un agujero por donde vamos a introducir la manguera. Con ayuda de silicona, sellamos los espacios que han quedado libres para que no existan fugas de gas y de paso, fijamos la manguera al corcho. El extremo libre de la manguera, lo conectamos a la llave reguladora de gas y el extremo libre de la llave, lo conectamos al otro corcho (al cual, previamente hemos abierto un agujero de diámetro igual a la salida de la llave reguladora), atravesamos el corcho y al otro extremo colocamos el tubo de hierro, y con ayuda de silicona sellamos las posibles fugas que puedan presentarse. Ya tenemos prácticamente listo nuestro soldador casero. Ahora, colocamos la piedra de carburo dentro de la botella y agregamos agua. Rápidamente, tapamos la botella con el corcho que se encuentra en uno de los extremos de la manguera y ya tenemos listo nuestro soldador.

Puesta en marcha del experimento

Ahora, dosificamos gas con la llave reguladora y con ayuda de un encendedor prendemos fuego, teniendo las precauciones al respecto, evitando sitios cerrados o con material inflamable. También, debemos recordar elegir una botella que soporte altas presiones para evitar que dicha botella se reviente y por supuesto, utilizar ropa de seguridad, guantes y lentes de protección para evitar posibles quemaduras.

Comments

Use the comment form below to begin a discussion about this content.

Please review our Policies and Procedures before registering or commenting